Tag Archives: Juan José Navarro Avilés

LO QU’ES ER BANDO PANOCHO (Primer premio de bandos panochos, 2018)

29 Mar

LO QU’ES ER BANDO PANOCHO

“La variedad dialectal murciana es todavía una desconocida fuera de los estudios dialectológicos hispánicos, a pesar de ser una joya filológica en los viejos territorios de la Romania.

 Simbiosis histórica de tres lenguas (Castellano, Aragonés y Catalán) es un ejemplo activo de continuo dialectal en la Comunidad lingüística hispánica”.

José Mª Jiménez Cano, profesor de Lengua Española en la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia.

Huertano.jpg

 

LO QU’ES ER BANDO PANOCHO

(Primer premio de bandos panochos, 2018)

    Hogaño quió que mi bando

aemás d’en las moreras

y en las fachás de tó er puebro

se ponga, d’igual manera,

en toas las rées sociales

pa que en tó er mapis se sepa

LO QU’ES ER BANDO PANOCHO,

su gusilis y su cencia.

 

Primero

Güertano

    En custión de las pensiones

y de las cartas que us llegan

tenéis que llevar cudiao

a la hora de leel.las,

pos mirar que l’ha pasao

ar tio Juan Perico “el Merla”,

que de pequeñiquio er probe

casi que no jué a l’escuela

por ayuar a sus páeres

en la casa y’en la güerta

y le cuesta leer bien

los números y las lletras.

    Pos güeno, cuando er tio Juan

recebió una carta d’esas

con la subía la pensión,

se nus llevó tal sorpresa

al ver la gran cantidá

que su paguica subiera,

que se jué con su nujer

hincia los baños d’Archena

y se pasaron un mes

como si dos novios jueran.

    No supo qué más gastar

cuando vinieron de güelta

y arreglaron su barraca

con lo mijor de ca tienda,

¡ejándolo tó a la púa

pa ir pagándolo con letras!

     Enseguía se jué a ver

a su compáere er “tio Breva”

pa echar así el arboloque

y un ratico é francachela.

    Cuando l’enseñó la carta

con la subía de las perras

der ¡vainticinco por ciento!

qu’él s’había pensao que era,

su compáere, qu’había ío

cuasi de siguío a la escuela,

le ijo: ¡Oye, Juan Perico,

no te quió yo aguar la fiesta,

pero no es un vainticinco

lo que pone aquí, puñema,

que lo que pone aquí es,

lo siento muncho, é veras,

¡cero coma vainticinco,

u sea: porca miseria!

    Antoces, er Juan Perico

tiró la carta a la cieca,

y dijo: más que subía

lo que dan es una ofensa

pa los probes que la paga

a fin de mes no les llega;

el gobien.no l’ha buscao

si los jubilaos protestan,

pos pa tiner paga din.na

habrá que juntar las quejas

poique estanto tós uníos,

¡la unión hará nuestra juerza!

Sigundo

Barraca

    No hace muncho que leí

una noticia en la prensa

que dende antoces la tengo

rondando por la caeza:

¡han declarao patrimonio

inmaterial de la tierra

la pizza napolitana!

    Y yo, piensa que te piensa,

he pensao, como perráneo

con  autoridá en la Güerta

premurgar en este Bando

en lo arto é mi carreta

que son bien patrimonial

de categoría primera:

las pelotas de Patiño,

y tamién su día de fiesta;

la mijor tapa der mundo,

la murciana marinera

y tamién er zarangollo

hecho con muncha pacencia;

los tépicos minchirones

que me hace mi parienta;

y er pastelico é can.ne,

qu’es como la loria mesma.

    Y como durces: cordiales,

hechos con güenas armendras,

y tamién paparajotes,

con azúcar y canela

y, cómo no, la tortada

qu’en Murcia es cosa mu tépica

y no se debe perder

entre las ‘tartas’ d’ajuera.

    Y no poería fartar

de nenguna é las maneras

el arrope, un gran manjar

cuando con gachas se mescla.

    Tó ello, yo lo declaro,

como perráneo é la Güerta,

patrimonio inmaterial

de tó el rol.le é la tierra.

Tercero

morera

    Yo tengo muncho rispeto

a las cosas folasteras

pero no s’han de orviar

las costumbres que son nuestras;

por eso en tós los partíos,

y pedanías d’esta Vega

se dará, sin qu’haya escusa,

en los colegios y escuelas

un “master” de murcianismo,

aboá qu’esta palabreja

remaniente a los estudios

se usa en España entera

 (qu’aluego l’echan la curpa

a los panochos poetas

el inventarse parablas,

cuando la Real Academia

nus armite ca parablo

que a munchos nus dan virgüenza).

    Pos güeno, en ese “master”

aemás é las ricetas

é la cocina güetana

se darán, pa que se sepan,

toas las costumbres é Murcia

pa que nunca se nus pierdan:

s’esperfollará mu bien

er curtivo é la tierra

y se darán las nociones

de cómo criar la sea.

    En custión d’artesanía

se dará como materia

los bordaos y er bolillo

como lo hacían las agüelas;

el esparto, con que s’hacen

lías, sogas y cordetas,

sin orviar los belenes

de tradición sarzillesca.

    Tamién estará la música:

las jotas, las malagueñas

y tó lo que las cuadrillas

y rondallas nus enseñan

sin que farten los Auroros

con su emotiva “dispierta”.

    S’espicazará a los críos,

pa que fácirmente apriendan,

nuestros juebos: er caliche,

los bolos, la coroneja,

la birlocha, trompas, rulas,

la pilla con sus carreras

y er marro, la comba er corro…

pa que así estiren las pien.nas

y dejen ambún ratico

er móvil y las tabletas.

    Tamién se darán, sin farta,

nuestras parablas, poiqu’ellas

honran los antipasaos

que de siempre las dijeran;

y tuicas esas parablas,

aprenderán a ponel.las

en estrofa de romance

pos d’esa jorma tan tépica

s’escribe er BANDO PANOCHO

arbullo e nuestras lletras.

Cuarto y remate

Castillo Monteagudo

    Llevamos ya munchos años

con er prolemiquia a cuestas

der castillo e Montagú

que páe que a náide interesa.

    El Melisterio lo endirga

y el Ayuntamiento ceja

pos no se quién hacer cargo

poique cuesta munchas perras

hacer tó lo qu’en su estudio

los tén.nicos aconsejan.

    Y como yo estoy tan harto

y me da tanta virgüenza

d’esfisar esos castillos

arbullo de Murcia entera

que si pasa ya más tiempo

no les quea ni una piedra,

quió aprovechar este bando

pa icir, de jorma mu seria,

que yo, Flugencio Zambulio          

perráneo con esperencia

me ofresco p’hacerme cargo,

si me se da la licencia,

der castillo é Montagú

y er Castillejo a su vera,

que jorman ese conjunto

que nus vié de la Edá Media.

    P’hacer la restauración

yo vi’hacer una colet.ta,

con lo que dimostraré

lo que tengo en la caeza:

“pa sarvar su patrimonio

Murcia siempre está dispuesta”.

He dicho.

Güestro perráneo que us abraza.

(Por el ditao: Juan José Navarro Avilés)

 

Anuncios

Los guías turísticos se engalanan para Las Fiestas de Primavera y el Bando de la Huerta

16 Abr

Los guías turísticos se engalanan para La Fiestas de Primavera y el bando de la huerta

Murcia celebra la primavera con sus mejores galas, la celebración de la primavera con una serie de eventos y actividades, entro ellos la apertura de las fiestas de la primavera con el Bando de la Huerta una tradición que surgió en el siglo XVII para afianzar nuestras costumbres frente otras modas que surgían del exterior que iban ganando fuerza en su influencia.  Huertanas y huertanos se visten con sus mejores galas, los artistas presentan sus trabajos ya sea pintura, escultura u obras literarias y los guías turísticos interpretan el patrimonio.

 

Familia Huertana Puri guía turistico Región Murcia

Puri  Pelegrín guía turístico Región de Murcia transmitiendo el patrimonio Fiesta de Primavera y el bando de la huerta

Los guías turísticos también se visten con sus mejores galas de huertanos, siendo los embajadores de nuestra cultura regional, cada uno interpreta con personal estilo, cuida y mima cada dato y hecho histórico.

El traje murciano forma parte del patrimonio de la Región de Murcia que con el tiempo va adquiriendo cada vez más importancia por su valor artístico.

El Refajo

El refajo fue utilizado por toda la región de Murcia donde podemos ver variantes en las diferentes poblaciones de la Región de Murcia. Totana, Alhama de Murcia, en el Campo de Cartagena, Torre Pacheco, Pozo Estrecho, La Palma

Hay de muchas clases de faldas llamadas “Refajo” lo hay de lana que lo utilizaban las mujeres murcianas en las zonas frías, eran bordadas con lana y se utilizaban todos los colores conocidos, aunque al igual que en la antigüedad el purpura era reservado para los poderosos, el color grana era el más apreciado,  los motivos era florales y a veces motivos de aves, mariposas, incluso uno de los motivos bordados más recurrente eran los gusanos de seda que fueron tan importante esta industria en el siglo XVIII. Por el contrario, los de algodón era más utilizados en las zonas cálidas.

También habían refajos con listas que eran muy común verlos en el Campo de Cartagena, estos se utilizaba en las tareas de la vida cotidiana. Era muy común tener un telar donde las mujeres confeccionaban sus propios tejidos para convertirlos posteriormente en sus propios refajos.

El refajo de recortes era también muy utilizado donde se ponían recortes de terciopelo sobre tela de seda bordeados por lentejuelas, piedras y perlas. También se utilizaba para bordear estos terciopelos hijos de oro y plata.

Antonio y Natalia guias oficiales de turísmo

Antonio Frutos y Natalia Bustamante guías oficiales de turísmo

El refajo iba acompañado de un delantal bordado haciendo juego con la falda, aunque este era de color blanco bordado con diversos motivos ya fuera florales, con vainicas, entredoses o puntillas dependiendo de la habilidad de la mujer que se confeccionara su delantal, también llevaban una bolsita llamada faltriquera que se ponían debajo del refajo para que nadie les pudiera robar el dinero que llevaban. La ropa interior constaba de unas enaguas almidonadas para dar cuerpo al refajo, bordadas o decoradas con putillas pudiendo llevar varias enaguas para dar más volumen al atuendo y como no los cucos eran la ropa interior de la mujer que como unos pantalones que llevaban por debajo de la rodilla adornados con entredoses y puntillas.

La camisa ha tenido diferentes estilos que han ido evolucionado desde el s. XV dependiendo de la categoría social de la mujer que la llevara era más o menos enriquecida con bordados y calidades del tejido adornados con puntillas.

Encima de la camisa se ponían el corsé que se colocaba sobre la blusa que se cerraban con un cordón cruzado que pasaban por una especie de ojales para entallar el coser al cuerpo de la mujer. Además, había una especie de chaquetita llamada Armilla o jubón utilizada para las épocas más frías. El Cintón era una mantilla muy típica de la región de Murcia que se utilizaba para los actos religiosos que cubrían a las murcianas a modo de respeto. Y, finalmente el manto para protegerse del frio o la manteleta que mayormente se utilizaba de adorno, a mediados del siglo XIX se empezó a utilizar el Mantón de Manila que, aunque no era de nuestra tradición fue muy bien aceptado por la sociedad murciana.

El peinado y los adornos

La mujer se peinaba con unas ondas al agua con y lo remataba con un moño de picaporte que solamente se utilizaba la mujer murciana adornado con flores, agujones y alfileres.

De Complementos se llevaban rosarios, collares gargantillas, cintas de terciopelo negro con un colgante y por supuesto no podía faltar el abanico.

El vestuario masculino

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Se componía de zaragüelles y calzones que eran unos pantalones que llegaban a media pierna, aunque los originales llegaban tres dedos por encima de la rodilla de lino de color blanco y rizados en vez de plegados como los vemos hoy en día, los huertanos llevaban esparteñas que se realizaban con esparto picado, este tipo de zapato era muy difundido en la región por la cantidad de esparto que había a veces se confeccionaban con cañamo.

 En los días de gala el huertano llevaba pantalón o calzón a media pierna y chaquetilla de terciopelo con botonadura de la plata. La camisa era parecida a la de hoy en día, de color blanca decorada con detalles de vainica o puntillas. El chaleco la parte trasera era de color oscuro y la parte delantera de seda con colores vivos y a veces en brocado.

Como cinturón se llevaba una faja que era una cinta de tela más o menos ancha se le daba de vuelta al menos dos veces. Las calcetas se llevaban hasta la rodilla.

 

 

Aquí tenemos un ejemplo de unos versos dedicado al Bando de la Huerta, escritos por Juan José Navarro Áviles con nuestro lenguaje murciano, hoy mimado por los lingüistas para que perdure en los años venideros, conservando un patrimonio único y singular.

Bando (fragmento)

    Quió dar hogaño en mi bando

una importante alvirtencia

pa tós los que partecipen

en el Bando de la Güerta:

    Los que vistan traje tépico

han de tener mu en cuenta

que han de vistir igualico

que sus agüelos y agüelas:

    Hombre y mujer llevarán

las medias o las carcetas   

y pa carzao se pondrán

las tépicas esparteñas

o aquello qu’esté d’acuerdo

a la costumbre en la güerta.

    Los hombres precurarán

completar su vestimenta

de zaragüel y chaleco

poniéndose la montera

y, los que quieran lleval.la,

su mantica espinardera.

    Las mujeres, bien peinás

con flores y con peineta,

llevarán su camisica

y su corpiño de sea

sin olvidar el pañuelo,

delantal y fartriquera,

pero, sobre tó, el refajo

qu’es la más bonica prenda

que se guarda drento el arca

y ¡que hay que lucir, puñema!

    Y tuicos han de cudiar

como si su casa juera

los sitios ande se juntan

y no encochinar, relecha,

tirando tó lo que sobre

drento e las papeleras

y haciendo aguas menores

ande manda la ecencia,

poique son de tós nusotros

las calles y las aceras

y se da mu mala imagen

si de basura se llenan.

Juan José Navarro Avilés

El Bando de la Huerta,”Viva er bando panocho”

22 Abr
Primer premio del Concurso de Bandos Panochos del presente año 2014, enmarcado en la fiesta del Bando de la Huerta (Murcia):
Título “Viva er bando panocho”, autor, Juan José Navarro Avilés
El trabajo de Juan José Navarro Avilés es excelente y gracias a él y a otros personas que investigan el lenguaje murciano perdura en nuestra cultura.
El desfile del Bando de la Huerta tiene su origen en 1851 y en él ha tenido siempre parte muy importante el “Bando panocho”, bando que lee el alcalde “perráneo” (pedáneo) desde su carreta, y que generalmente contiene instrucciones, advertencias y críticas a los temas de actualidad. Consiste en un romance octosílabo, y consta de una introducción de carácter general y de varios apartados que tratan cada uno de un tema distinto, lo que confiere originalidad a esta composición literaria.
 
En la actualidad, el “Bando panocho” es de las pocas manifestaciones del lenguaje de la Huerta de Murcia (llamado panocho por la Real Academia Española), de ahí su importancia desde el punto de vista lingüístico, etnográfico y cultural, en suma.
Cartel bando de la Huerta

Cartel Bando de la Huerta

 

¡VIVA ER BANDO PANOCHO!
(PRIMER PREMIO 2014)

Como perráneo que soy
m’he subío a esta carreta
poique quió dejar mu claro
pa que to er mundo lo sepa
que no tié razón quien dice
que un Bando no es cosa seria
y solicamente vale
pa espetar cuatro monsergas
y que la gente se ría
en tiempo e carnestolendas.

El carnaval s’ha pasao;
ésto es er Bando la Güerta
y si esprefollo mi Bando
es pa que la gente vea
qu’el panocho no son sólo
suflamas carnavalescas
como ice anguna gente
que no tié d’esto ni idea,
pos en un Bando Panocho
van consejos, alvirtencias
y se denuncian tamién
las cosas qu’están mal hechas.
Asín que, como va a ver
quien me oiga o quien me lea,
en los Bandos der perráneo
tamién puén ir cosas serias.

PRIMERO
A toas las tilivisiones,
que páece que no s’enteran,
tinemos que hacer saber
que, remaniente a las fiestas,
se tién que fijar en Murcia
al llegar la primavera,
pos risulta mu chocante
qu’en la “caja tonta” esa
solicamente reparen
en las Fallas de Valencia,
en la Feria de Sevilla
y los Sanfermines, ¡lecha!
Yo no le quió quitar mérito
a tuicas las fiestas esas,
pero aquí en Murcia tinemos
las Fiestas de Primavera
entre las que está esa joya
qu’es er Bando de la Güerta
y se merecen salir
en la Primera Caena,
en la Dos, la Tres, la Cuatro,
en la Cinco y en la Sesta
abriendo los noticieros

que tengan másima udiencia.
Por eso yo les envito
dende lo arto e mi carreta
a tós los corresponsales
de las destintas caenas,
a que hagan riportajes
de Murcia por primavera
y tamién cuando en setiembre
tengamos aquí la feria
pa que sepan en Madril
y en toa la España entera
qu’en custión de divirsiones
náide nus moja la oreja.

SEGUNDO
Remaniente ar Patrimonio
en toa la “Hispania nuestra”
han hecho una lista roja
que s’ha publicao en la prensa
y qu’en la Rigión de Murcia
es pa que nus de virgüenza
poique hay siete menumentos
que s’estan haciendo yesca
y que, si no se hace ná,
hasta pué qu’ esaparescan.
De Mula está su castillo
con peligrosas grietas
y de Mula está er Palacio
ande Los Vélez vivieran.
La lista tié otros castillos:
uno es el de Xiquena
y el otro, tumba de reyes,
en el Puerto la Caena.
Hay tamién un Monasterio
que al esfisarlo da pena:
San Gines el de la Jara,
yendo a La Manga a la izquierda,
con toas sus ermiticas
ande sólo escombros quean.
De Murcia han puesto las ruinas
árabes de San Esteban
pero tenían qu’haber puesto
pa estar la lista completa
el Castillo e Montagú,
y el Castillejo, a su vera
qu’en los tiempos del Rey Lobo
envidia d’España jueran
y abora, pa qu’engañarnos,
son de Murcia la virgüenza
pos s’están cayendo a piazos
y náide quié darse cuenta.

En esto de la Curtura
hay que gastar con caeza
y arreglar los menumentos
ejándose otras monsergas
que ná más que tién er mérito
de que son ultramoernas
pero que al ser “flor de un día”
dimpués ya náica nus quea.

TERCERO
Quió alvertir a los zagales
y a las zagalas que vengan
a pasarlo bien ar Bando
o en cualsiquier otra fiesta
que no abusen del alcol
ni en botellón ni en botella
pos, aemás der mareo
que les entra en la caeza
y der redículo que hacen
anque no se quián dar cuenta,
son más e cuarenta plagas
las qu’en er cuerpo les entran.
Yo veo a mozos y mozas
cargaos con las botellas
y, no lo pueo rimediar,
me da muchisma tristeza
poique, mu poquico a poco,
el alcol crea dependencia
y convierte a las presonas
en sus tristes marionetas.
Yo no sé si son los páeres
o si tié que ser la escuela
o el estituto, pero arguien
tié qu’hablar claro, puñema,
pos me páece a mí qu’en esto
estamos con muncha mersa
y en custión de pocos años,
lo digo pa que s’entienda,
los que abora con alcol
se divierten y se alegran
pué que se sientan enfermos
y ellos mismos s’arrepientan
cuando ya, pa su desjracia,
la custión no tenga enmienda.
Y ésto, que tós lo pensamos,
hay que icil.lo, que se sepa,
pa ver si se pué dar sejo
antes qu’imposible sea.

CUARTO
Pa hablar en serio en un Bando
no fartan en Murcia temas:
está el aropuerto, el AVE,
los recortes que no cesan…
o tamién, la bancarrota
de la custión financiera
que l’achacan los pulíticos
a que Madril no da perras.
Pero, como soy perráneo,
tengo que hablar de la güerta
ande hogaño, como siempre,
siguen los mismos poblemas:
los molinos se derriban,
se nus entuban las ciecas…
pero lo más importante
es que s’armao polémica
porque hay gente que no quié
que el abua de aquí se venda
por la Junta de Hacendaos
a otras zonas de la cuenca
antes de ver si hay güertanos
que pa su tierra la quieran.
Yo, como perráneo, digo
qu’estas cosas que son serias
hay que hacerlas con consenso
y enjamás a la ligera;
hay que hablar con toa la gente
y no tomar carruchera
antes de que los güertanos
se prenuncien sobre el tema
pos no hace farta el dicir
lo qu’el abua es pa la güerta
pos sin agua e regadío
no hay paisaje, ni belleza,
ni trebajo pa la gente:
solicamente hay miseria
y solares pal nigocio
de la gente sin concencia.

QUINTO Y REMATE
Quió deicar este Bando
al “Perráneo de la güerta”
que ya está en nuestra Curtura
con su figura señera
dende er siglo decinueve,
cuando esta fiesta naciera.
Tamién a tós los pulíticos
con despacho en la Lorieta
pa que se pongan las pilas
y ar Bando nus lo protejan
pa que sea considerao
bien curtural de primera.
Y, pa rematar, quisiá
dicir con toas mis juerzas:

Pepe Ros

Pepe Ros

¡Viva Murcia, nuestra máere!
¡Viva er Bando de la Güerta!
¡y VIVA ER BANDO PANOCHO,
pa “inseculorun insécula”!

He dicho. Güestro Perráneo.

(Juan José Navarro Avilés)

A %d blogueros les gusta esto: