Tag Archives: Duque Severiano

San Fulgencio, festividad 16 enero

16 Ene

San Fulgencio patrón de la diócesis de Cartagena, festividad 16 enero

Catedral Murcia

San Fulgencio fue el segundo hijo del duque Severiano origen hispanorromano y Teodora llamada también Túrtura, junto con sus hermanos Florentina Leandro e Isidoro fueron santos también tuvo otra hermana Teodora o Teodosia que se casó con Leovigildo fue la madre de Hermenegildo también santo.

El duque Severiano tuvo que marcharse de Cartagena a Sevilla debido a que el duque prestaba apoyo al rey Agila I, rey de los visigodos que estaba enfrentado a Atanagildo que era un rey visigodo rebelde aliado de los bizantinos.

Fulgencio 2

San Fulgencio hijo del duque Severiano

San Fulgencio nació en Cartagena en torno al año 540, no se sabe a ciencia cierta a qué edad tenía cuando marchó a Sevilla. Él fue obispo de Écija asistiendo al II Concilio Hispalense, también fue obispo de Cartagena. Dicen que fue un hombre muy culto con grandes dotes de orador convirtiéndose en hombre de confianza del rey Recadero encargándole varias misiones. Por sus cualidades el Papa Pio IX lo nombró doctor de la Iglesia en el año 1880.Año de su fallecimiento fue en el año 630 en Écija.

San fulgencio

Pelotas Galileas en Pozo Estrecho

San Fulgencio es patrón de la diócesis de Cartagena, en el siglo XVI le dieron su nombre al Seminario Mayor de Murcia, es patrón de Plasencia y de sus diócesis, además de ser patrón de Pozo Estrecho que cada año se celebra con las famosas “Pelotas Galileas”

Catedral Murcia San Fulgencio

Las Reliquias

San Fulgencio está enterrado en la iglesia de San Juan Bautista de Berzocana en Cáceres, allí también se encuentra los restos de su hermana santa Florentina, por decisión de Felipe II mandó que se extrajesen “cuatro huesos largos” dos para el monasterio San Lorenzo del Escorial y otros dos  para  la Catedral de Cartagena, dicen que el Obispo Sancho Dávila, sin hacer caso al rey depositó las reliquias de san Fulgencio en  Murcia donde se encuentran reliquias de San Fulgencio, alegando que la catedral de Cartagena no reunía condiciones.

Eucaristía  por el rito Hispano-mozárabe

Fiesta del patrón de la Diócesis de Cartagena, con boniatos y mistela

Celebración procesional por el interior de la Catedral, los diáconos llevarán la urna de plata con las reliquias del santo, cuando lleguen al presbítero se celebrará la Eucaristía por el rito hispano-mozárabe con la participación del Obispo de Cartagena. Al terminar la misa en el Palacio Episcopal se celebrará la fiesta del patrón sirviendo a los asistentes dulce de boniato con mistela.

 

Anuncios

Leyendas de Cartagena ©(visita para los amantes de las leyendas)

3 Mar

La rica historia de Cartagena está llena de leyendas que transmitidas de una generación a otra forman parte de nuestro legado cultural convirtiéndose por ellas mismas en parte importante de nuestra tradición y costumbres.

Leyendas escritas por escritores tan importantes como Federico Casal, María Dolores Bas y Juan Soler Cantó os harán pasar un tiempo inolvidable que os desvelarán secretos hasta ahora ocultos y que os revelarán muchos enigmas desconocidos.

Calle del Osario

El Pozo de San Isidoro

Cuando Severiano tomó por esposa a Túrtura recibió el ascenso real y pudo instalarse con todo lujo en su palacio de Carthago Nova en el que nacieron y se criaron sus cinco hijos. El procedia de Italia y había recibido el ejemplo de Ataulfo que casó en la Galia con Gala Placidia, la hija del emperador romano en derrota.

Severiano cargado de riquezas y de su séquito, prefirió salir por Ostia con unas galeras y desembarcó en Carthago Nova en el año 544. Pronto el rey visigodo lo nombró Duque gobernador de la ciudad. Su hogar era un modelo de familia, pues sus cinco hijos eran un ejemplo para todos. Era Leandro presbítero cuando Isidoro

Calle de la Soledad

Cartagena vive

Su noche serena de estrellas cuajada.

La brisa marina satura el ambiente

De suaves perfumes de sal y algas.

Calle Concepción

La Loca de la Puerta de la Villa

Nos cuenta viejas historias, que por los años mil cuatrocientos y pico, era el lugar que nos ocupa, el mentidero de la ciudad, y casi el único sitio de recreo donde podían reunirse los pacíficos habitantes de Cartagena a censurar los acuerdos del cabildo municipal, a comentar las peripecias del último alarde, o a escudriñar el golfo, por donde no era la presencia de algún barco sospechoso.

En una modesta casa de la Puerta de la Villa, no muy lejos de las históricas ruinas del vetusto caserón donde según cuenta la tradición nacieron los Cuatro Santos, vivía una mujer llamada Mencía que todas tardes cuando en la iglesia Catedral tocaban las campanas tocando a ánimas…

Plaza San Ginés

       El abrazo del Muerto 

En la plaza de San Ginés de la Xara, en el vetusto caserón que esquina a la llamada calle del Duque, es casa-palacio, morada del muy ilustre Don Gonzalo de los Arcos   que fue cuatralbo de los navíos del Rey nuestro señor Fernando VI, ábrase sigilosamente un postigo del claveteado portón, dando salida a una encubierta dama, que, al pasar bajo la hornacina donde la pétrea imagen del aristócrata ermitaño yace, alumbrada por la agonizante candileja, se santigua sigilosamente…

Molinete

       Noches del Molinete

A lo largo de los siguientes treinta años la ciudad se extendió, la muralla se alargó desde la Puerta de San Ginés hacia el Caballero y el Adarve hasta rodear el monte en cuya cima se puso un molino de molturar trigo, bordeando la rambla de Santa Florentina que descargaba del Almarjal. También los mahometanos se habían bautizado; y en la calle de las Doncellas se habían abierto puertas y ventanas.

Esta colina que ya se llamaba del Molinete era un conglomerado cosmopolita de razas y religiones. Así había llegado D. Nicolás Falsacapa, capitán del Batallón Galeras y el piloto D.Francisco del Arbós, les gustaba perderse en las calles de las Doncellas y de la Aurora para ver a las jóvenes que les hiciera ilusión lo que ellos no sabían eran lo que le esperaba aquella noche…

A %d blogueros les gusta esto: