Archivo | Leyendas RSS feed for this section

La leyenda y el milagro de La Virgen de la Caridad Cartagena

26 Mar

La leyenda y el milagro de La Virgen de la Caridad Cartagena

Virgen de la Caridad Patrona de Cartagena

Virgen de la Caridad patrona de Cartagena

Desde que llegó a Cartagena el día 7 de abril de 1723 la Virgen de la Caridad se consideró la Patrona de Cartagena.

La leyenda

Francisco de Irsino es enviado a Nápoles  mandado por Don Manuel Aurrich y Torres para encargar una imagen para el Hospital de Caridad ya que anteriormente se tenía un altar y en este momento se había convertido en un oratorio, originariamente se tenía una cruz pintada después se había cambiado por un cuadro con la imagen de la Virgen de los Dolores  y posteriormente a una escultura siempre consagrada a esta virgen por motivos relacionados con el Hospital y la Caridad , Francisco Irsino pone rumbo a Nápoles para comprar una Pietá de estilo y gusto de la  iconografía de Miguel Ángel, el importante encargo fue sufragado por don Manuel de Bustamante, y la bellísima obra es atribuida a Giacomo Colombo .

Barco naufragio.jpg

Barco Nuestra Señora de África y Ave Fénix

La Tempestad

El destino complicó el viaje desatando una terrible tempestad, gigantescas olas manejaban a su antojo al magnifico barco Nuestra Señora de África y Pequeño Fénix, en la tripulación unos rezaban, otros reflejaban en sus rostros el terror y el miedo ya que estaban viendo la muerte que les esperaba para llevárselos con ellos, La velas se desgarraban y los mástiles se rompían como si fueran pequeñas ramitas. Las olas barrían la cubierta llevándose a algunos miembros de la tripulación, los que no habían previsto amarrarse a alguna parte del barco.

                               “La tripulación rezaba porque creían que iban a morir”

La tripulación enferma y diezmada llega el día 7 de abril de 1723 a Cartagena el barco francés Nuestra Señora de África y Pequeño Fénix que era el encargado de traer a la Virgen de la Caridad, no parecía ni su sombra después de todo lo acontecido pero aún no había terminado la tormeta y el futuro era incierto, cerca su destino se desencadenó de nuevo otra  tempestad, temerosos de naufragar el capitán Francisco León mando refugiarse en el muelle de San Leandro  la embarcación y su precioso  cargamento en el puerto de Cartagena, su destino era Málaga donde el barco llevaba un gran cargamento de trigo y era esperado por los malagueños.

puerto

Puerto de Cartagena s. XVIII antes de construirse el Arsenal de Cartagena

 Antes de seguir su rumbo hacía Málaga, ya en el puerto tuvo que pasar una cuarentena, en precaución de lo que hubiera podido pasar la tripulación, heridas y  enfermedades  en tan terrible tempestad, como llevaba nuestra Señora de África y Pequeño Fénix  el cargamento de trigo y en Cartagena se estaba pasando mucha hambre se consideró que era un milagro que el barco no hubiera naufragado el Ayuntamiento lo decomisó para repartirlo a la población, era la señal Nuestra Señora de los Dolores Virgen de la Caridad traía a los cartageneros su primer milagro, un regalo que la población nunca olvidaría y que ha continuado en nuestra memoria hasta nuestros días.

El muelle de San Leandro

Cuando el 17 de abril de 1723 , la hermandad de pescadores encargados de desembarcar el cargamento del maltrecho navío Nuestra Señora de África y el Pequeño Fénix , vieron una caja de madera de gran tamaño e intacta el impulso les hizo abrirla cuando un gran esplendor hizo que brillara la que hoy es nuestra Virgen de la caridad Patrona de Cartagena, ya no había dudas del milagro de La Virgen , que fue llevada a hombros hasta el eremitorio del Hospital de Caridad y hasta nuestro días cualquiera que se encomiende a la Virgen sabrá que ella le habrá escuchado.

Anuncios

Los secretos escondidos de las 5 colinas de Cartagena

23 Nov

Los secretos escondidos de las 5 colinas de Cartagena

 

RUTA 5 COLINAS

 

ruta-5-colinas

Castillo de la Concepción

Las 5 colinas de Cartagena tienen muchos secretos sin desvelar, sus templos y los dioses que estaban dedicados cada una de estas colinas, los amores y desamores, odios venganzas traiciones incluso crueldades que no me atrevo a mencionar para no herir la sensibilidad de alguna persona impresionable.

Baal-Ammon.jpg

Baal Amon

Recorremos las cinco colinas de Cartagena, Castillo de la Concepción llamado también Castillo de los Patos, El Molinete donde se supone que se encontraba el palacio de Arx Asdrubalis , Colina  de San José donde Aletes hizo su leyenda, El Monte Sacro, y el Despeñaperros también conocido por Cabezo de la Cruz, o Cabezo de las Bruxas.

Solo necesitas venir con unos buenos zapatos y prepararte para las sorpresas.

 

hermes

Caduceo

 

Leyenda de Santiago Apóstol

25 Jul

Hay muchas hipótesis que se dice que Santiago Apóstol llegó a las aguas de Cartagena y en la festividad del Santo Patrono de España aquí va una leyenda alrededor de su figura.

El hijo del Trueno

escultura escultor Juan José Quirós

Santiago Apóstol Santa Lucía

Cuenta la leyenda que en el año 33 d. C. después del Pentecostés Santiago llamado “Hijo del Trueno” por Jesucristo dejó su tierra Galilea, había muerto su Maestro y era hora de empezar la evangelización se embarcó rumbo a la Hispania en una nave mercante romana, era la más segura además de que esta nave utilizaba el alto cabotaje esto le daba seguridad a la navegación al mismo tiempo de que la travesía sería más segura.

Santiago el Mayor como era conocido se despidió de su padre que aunque acongojado porque su hijo dejaba el negocio familiar de pescados y fábrica de salazones comprendía y respetaba a su hijo, el anciano ya estaba acostumbrado desde que decidió seguir a Jesús menos mal que todavía estaba su hijo menor Juan, de momento; ya que el joven estaba tan comprometido como su hermano Santiago.

Puerto de Césarea

Puerto de Cesárea

Santiago embarcó en el puerto de Jafa aunque tuvieron que hacer una parada en el gran puerto Cesárea para completar la carga y desde allí se dirigieron a la Hispania en un barco mercante, era una gran oportunidad porque no habría más barcos hasta que no hubiera una carga para completar el barco y podría pasar algunos meses.

En el barco conoció a unos soldados romanos y a un decurión que se llamaba Marco con el que no tuvo problemas para entablar una amistad, las noches estrelladas y la paz que se reinaba en aquel momento era propicia para que Santiago pudiera conversar con Marco y así llevar a cabo su misión de evangelización. Los días se sucedían tranquilos pero como el mar es imprevisible un buen día se levantó una tormenta que pilló al capitán del barco desprevenido, el mar empezó a embravecerse, algunas ánforas de aceite se soltaron de los cabos y chocaron con otras de vino que a su vez como si fuera un juego de carambolas se estrellaron con un gran cargamento de vajilla terra sigilata los esclavos tuvieron que soltar el trirreme, las velas quedaron sueltas y el barco estuvo por unos momentos a merced de la tempestad, fue un día y una noche muy largo donde incluso hubieron algunas pérdidas humanas que con la zozobra del barco fueron despedidos con una brutal sacudida y nunca más se supo de ellos.

Después de la tempestad viene la calma

Jupiter Stator

Mosaico M. Aquinio Andro Museo arqueológico municipal Cartagena

 

Después de la tempestad viene la calma y por fin el barco llego a Carthago Nova dejando en una playa muy cerca del puerto (hoy día llamada Santa Lucía) Santiago salto con Marco y algunos de sus soldados dispuestos a quedarse en aquel lugar donde decían que la tierra aunque seca era muy fértil y con muy poca lluvia podría cultivar, trigo, viñas e incluso montar alguna factoría de salazones.

Vajilla Terra Sigilata

Vajilla Terra Sigilata

 

La comitiva fue muy bien acogida por un liberto llamado Scurra que dando gracias por su buena suerte y por las riquezas que había conseguido, había construido en la bocana del puerto de Carthago Nova un Templo dedicado al dios Jupiter Stator, Scurra le dio alojamiento y comida. En la comida de bienvenida estaba su mujer sus hijos algunos amigos entre los que se encontraba M. Aquinio Andro que le había construido el templo.

Puerto Cartagena

Dársena Cartagena

 ¡Por fín el Puerto de Carthago Nova!

Pasaron unos días donde Santiago recibía muchas visitas donde sus enseñanzas cayeron en tierra fértil incluso Marco estaba convencido de que Santiago era un hombre de Dios.El decurión se jubiló y que se quedó en Carthago Nova cuidando unas tierras que le habían concedido donde tomo a su cargo esclavos y entre ellos uno fue muy querido por él que se llamaba Tocolo.

La unica que representa un romano arando con sus bueyes

Tocolo
Museo arqueológico municipal Cartagena

Santiago emprendió su camino y se dirigió a Tarraco desde allí marchó a Portugal y después a Galicia, cuenta la leyenda que pasó por el Campo de las Estrellas donde tuvo una premonición de que sería un lugar especial para él

La deuda pendiente© (cuento)

6 Ene

LA DEUDA PENDIENTE.

Relato por Ramona Escarabajal
Relato la deuda pendiente por R. Escarabajal

Marcus hijo de Marcus Arminius Filius Carisius.

Papá se encontraba bastante mal había tenido unos días terribles en la oficina, así que junto con mamá decidieron que el puente de diciembre tomarlo de descanso y que mejor sitio que La Manga, en pocas horas nos encontrábamos en la costa y Madrid era un sitio agobiante, así que hicimos las maletas y nos encaminamos a la aventura, hacía un tiempo revuelto, a nosotros no nos importaba, seguro que en la costa seria mejor y estaríamos juntos.

El viaje resulto tranquilo, yo estaba apostado en el asiento trasero con mis juegos electrónicos que me hacía que el tiempo corriera más deprisa, de vez en cuando miraba a través de mi ventanilla donde podía ver los molinos eólicos.

– ¡Impresionantes! (pensé).

  Con gran parsimonia movían sus hélices sin prisa, despacito retando a este tiempo tan rápido y escurridizo que tanto valoran los adultos, ellos continuamente hablan del tiempo. Unas veces agobiados y siempre angustiados, escapándoseles de las manos,  sin conseguir retener, y  eternamente dicen.. ¡No tengo tiempo!

Paramos en la venta de la Roda, estábamos a medio camino yo ya me estaba aburriendo y me sentía inquieto.A ver cuando llegamos.

Por fin alcanzamos nuestro destino, el mar estaba bastante tranquilo, sin embargo el cielo tenía unos tonos que iban desde el gris azulado al violeta rojizo, salpicado por pepitas de oro.

El hotel estaba bastante limpio y las vistas hacía el mar Mediterráneo eran esplendidas, una vez instalados nos decidimos salir y explorar para darnos una vuelta por los alrededores, todo era pura curiosidad, las arenas finas, las conchas tan blancas que salpicaban la orilla de la playa como si estuviéramos confeccionando un mural cuyo motivo principal fuera un tema marino, así que mamá y yo nos decidimos a recoger aquellas conchas de un blanco calido que se iban matizando con unos ocres finísimos de nácar.

Anocheció, rápidamente así que volvimos al hotel tomamos una cena ligera y no retiramos a descansar.

Descansados y con ganas de pasar la mañana en la playa, preparados listos con nuestro bañadores nos fuimos a la playa, cuando de repente se levanto un gran viento de levante donde la arena se clavaba como agujas en nuestros cuerpos, total que el tapiz de ayer se convirtió en una lija que de una manera grosera y sin ningún respeto nos echó de su compañía.

Aburridos y sin nada que hacer preguntamos en recepción que podíamos visitar en los alrededores, el conserje del hotel muy amable nos indico que la ciudad, Cartagena tenía mucha historia y por tanto muchos yacimientos arqueológicos muy interesantes y de gran valor histórico y artístico.

Mamá, miró con sorpresa ya que nunca había oído hablar de Cartagena, algo si pero no mucho.

Cuando llegamos a la urbe, lo primero que hicimos fue dirigirnos al Teatro Romano, con nuestro plano turístico dado por el conserje. Subimos por una calle llena de escalones algo destartalada y vieja al fondo se veía una iglesia en ruinas.

—¡Vaya birria que vamos  a ver!.- (Le dije a mi padre) con mala cara.

— ¡Oh!.(Amargado y con cara de poco amigos) empezaba mi plan aguafiestas.

Una vez alcanzada la cima, a nuestra izquierda se encontraba una caseta de madera algo así como un refugio de montaña y al fondo a la izquierda una guía que estaba explicando, no se que, a su alrededor había un grupo de personas escuchándola. Para mi sorpresa, vi un teatro magnifico monumental, aunque no tenía claro si era teatro o anfiteatro, pero desde luego fue una gran sorpresa, aquellas gradas tan alta me daban vértigo verlas y pensar que esto había pertenecido al mundo romano y además que nosotros no tuviéramos conocimiento de ello.

            Todo estaba muy bien, me llamaba la atención,  me parecía familiar y no se que era, esas gradas me atraían poderosamente, mi curiosidad no tenía límites cuando de pronto a la derecha de la iglesia se habría una valla de metal y muy tímidamente salía un chica con una gran bolsa, llevaba una gorra y tenía un aspecto muy informal, hablaba acaloradamente con un joven que iba con ella, total en la discusión se le olvido cerrar la valla, yo me asomé para ver lo que veía, recorrí con la mirada aquel pasillo húmedo y de una luz cenital, solo un silencio que contrarrestaba con el murmullo del grupo y las explicaciones de la guía, entré un poquito más para poder ver mejor , no vi nada así que decidí entrar más, la luz irreal envolvía aquella calle estrecha con escalones irregulares, había mucha humedad, el suelo se encontraba mojado el  silencio era denso .

Pozo Catedral Santa María la Vieja (Cartagena)

Pozo Catedral Santa María la Vieja (Cartagena)

Una voz muda me llamaba… con una gran atracción le seguía, recorro con mi vista todos los rincones.

            —¡Marcuuuuuuuuusssssssssssssssss!

¿Como me podía resistir aquella dulce voz?, llegue hasta el interior de la Catedral Santa María la Vieja , recorro con mi vista todos los rincones y no veo a nadie, era fascinante, mucho silencio, mire alrededor y aquellas capillas desoladas, sin nada. Mire hacía arriba y solo vi cielo, los colores blancos agrisados de las nubes se mezclaban con un azul limpísimo que cada vez iba perdiendo terreno por las nubes que se iban agolpando convirtiéndose en un techo de algodón.

            En el centro encontré un pozo, desde luego muy raro para estar en una catedral, me acerque con curiosidad y en brocal me di cuenta que una parte esta desgasta y tenía forma de hendidura, me asome y solo vi oscuridad cuando por quise acercarme más para observar a ver si podía ver algo… perdí el equilibrio y caí.

            Cuando abrí los ojos, lo primero que observe es que el cielo estaba totalmente limpio.

            —Al menos se han ido las nubes,( pensé).

Enseguida me fijé en mis pies, era distintos, llevaba unas sandalias y las uñas estaban negras, seguí observándome y con un recorrido con la mirada mis piernas era largas y flacuchas, de pronto empecé a escuchar un murmullo muchas cabezas estaban encima mía, me di cuenta que la mía estaba encima de un regazo, para mi sorpresa era un soldado romano, una cara curtida y con semblante rudo.

            —Esto tiene que ser un sueño ( pensé, totalmente aturdido).

           

           

            —¿Qué me ha pasado?(pregunté, desorientado)

—Que te has caído de la summa cavea y con mucha suerte yo estaba aquí sentado que sino te hubieras matado.

—¿Cómo te llamas? ( preguntó)

            —Marcus (respondí)

—¿Marcus? Dijo con ojos sorprendidos, ¿dime muchacho, cuál es el nomen de tu familia?

El legionario, miro con estupor al joven, un chaval de pelo color castaño y ojos del color de la miel, todo le daba vueltas muchas emociones, muchos recuerdos el motivo de encontrarse en la Hispania, era perseguir a un esclavo vil, desde Arezzo en la Toscana, venía siguiendo a una hiena y una y otra vez enrolándose en una nueva guerra y una nueva conquista y siempre con una idea fija en su mente.

El muchacho parecía un poco confundido no sabia si era por el golpe tan fuerte que se había dado en la cabeza  al caer desde la summa a la media cavea, casi fue un milagro que no se hubiera roto nada.

En el proscaenium, se estaba representando un drama los actores ajenos al revuelo que se había formado en el graderío seguían con el espectáculo para tal ocasión habían cogido a un liberto que abrumado por las deudas y borrachín, se había prestado gustoso a cambio de unas monedas. Era perfecto para la representación que se estaba desarrollando y además de muy barato solamente se le había pagado 30 sestercios.

El graderío estaba repleto desde la proedia, donde las personalidades más influyentes de la Colonia Urbs Iulia Nova Cartago ocupaban los sitios privilegiados, hasta la summa cavea estaba atiborrada.

 Aquel teatro había tenido muchas representaciones, pero la de este día era muy especial por las novedades que tenía el espectáculo.

El agua de la jarrita refrescó a Marcus que sin saber como respondió, sin comprender lo que salía por su boca.

—Me llamo Marcus, hijo de Marcus Arminius Filius Carisius.

La cara del legionario cambio de color, su tono tostado por el sol se convirtió en un blanco sepulcral.

De pronto un gran clamor  en el Proscaenium, los actores continuaban con el desarrollo del drama, el liberto que completamente ebrio recorría el escenario sin atender a las indicaciones que le habían dado antes de empezar el espectáculo, como poseído por un diablo, el  borrachín se encaramo sorprendentemente al podium  y desde allí agarrado al fuste de una columna  no paraba de proferir insultos.

—¿Quién es el desgraciado que van a matar? (Dijo un comerciante sentado al lado del legionario)

—Dicen que es un desventurado que vino de Arrezo, buscando una nueva vida.

—¡Más bien buscando una nueva muerte! ¡ja ja ja ja! ( Rió, el amigo del comerciante)

El legionario le daba vueltas la cabeza, estaba peor que el muchacho. Marcus, no podía ser, que el destino se lo pusiera en su regazo después de tantas campañas y tantas luchas buscando el rastro de un indeseable que le había robado a su hijo.

Arrezo estaba muy lejos y era una gran coincidencia junto con el nombre.

No lograba comprender, que de repente todo fuera tan fácil, después de aquellos años horribles, aquel mal nacido que había rebatado a su hijo, el precio del secuestro era la libertad de aquel hijo de hiena.

La gente reía con el borrachín en la escena que no atendía a las órdenes de los actores que más que un drama parecía una comedia absurda y sin control.

El liberto corría por el podium, saltando como si fuera un mono que con gran agilidad  se agarraba a los fustes blancos de mármol, de una delicadeza y finura que competían con los capiteles traídos de Roma.

—¿Sabéis, amigo quien es aquel mimo que está en la obra?-dijo el comerciante.

Un tal Marcus Arminius Buteo, ¿creo? (Dijo arrascándose la cabeza el amigo, y no muy seguro de lo que decía)

Un poco más alejado el legionario escuchaba la conversación al mismo tiempo atendía al chaval, con una gran tormenta emocional en su cabeza, sus ojos ahora se le llenaron de lágrimas,¡ no había dudas, era su hijo!.

Y el desgraciado que andaba por el proscaenium era su esclavo que dos años atrás le había robado a su hijo, por no haber querido darle la libertad y como chantaje se había llevado a su único hijo y primogénito.

Pugio

Pugio

El descontrolado liberto andaba como un chimpancé de columna en columna hasta que uno de los actores con un puñal en la boca accedió a la columnata del frente escénico, una vez que lo alcanzó y aún subidos en el podium lo tomo por aquella oscura cabellera grasienta y maloliente y con gran rapidez clavó el pugio en el lateral derecho del cuello atravesando este, la hoja que certeramente se colocó entre la columna y las partes blandas del resto del cuello, seccionó las arterias carótidas, la yugular y los vasos tiroideos, nervios y traquea junto con el esófago produjeron una hemorragia brutal que en pocos segundos la sangre empezó a fluir como una gran fuente con prisas por evadirse de tal cautiverio huyendo de su carcelero.

 En ese momento un gran viento se arremolino subiendo por la ladera sur de la colina, iba cargado de polvo finísimo de arcilla y cuarzo, la polvareda rojiza de los desiertos de Mauritania se mezclaron con un chubasco ocasional, aquella mezcla salpicó todo el escenario.

Muchos de los asistentes quedaron momentáneamente ciegos por el polvo que traía el viento, las columnas quedaron totalmente bañadas por aquella mezcolanza rojiza que junto con la sangre de aquel pobre desgraciado mancharon para siempre aquel mármol de blancura inmaculada. Salpicando y convirtiendo en unas vetas rojizas, unas veces rosas y otras rojas y así quedo para toda la eternidad, tal impacto había causado en aquellas columnas pulcras que nunca más volvieron a ser blancas y como aquel borrachín tenía el apodo de el “Mula” por transportar y vender agua a los menos afortunados, se quedaron con el sobrenombre para siempre de “las columnas de mármol de mula”.

El muchacho estaba tumbado en el regazo de aquel desafortunado legionario, sus lagrimas eran de felicidad por haber recuperado a su hijo, aunque aquellas lágrimas empezaron a convertirse en lágrimas de dolor al comprobar que su regazo se había convertido en una mancha de sangre densa y oscura y el chaval miro a su padre con ojos de querer comprender y cerro los ojos para siempre.

Cuando Pablo abrió los ojos se encontró rodeado de gente, su madre lloraba y su padre le cogía la mano, los camilleros lo transportaban.

—¿Qué me ha pasado mamá? Que caíste por un pozo muy antiguo de la catedral donde hay una cripta, te han encontrado tirado encima de un mosaico romano.

Y así quedo para siempre la leyenda de las columnas rosas rojizas, que un esclavo malandrín había pagado con su vida el robo de un muchacho romano.

Leyendas Siniestras de Cartagena ©

1 Nov

 

LEYENDAS SINIESTRAS DE

CARTAGENA©

 

Leyendas sinisestras de Cartagena

Leyendas siniestras de Cartagena

 

¿Truco o Trato?

Las fiestas y tradiciones de otros paises como “Halloween” estan formando parte de  nuestro tiempo de ocio y hoy en día conviven sin nigún problema con las nuestras como “Don Juan Tenorio”. No obstante, nuestras tradiciones perduran en el tiempo en nuestras leyendas, gastronomía y sobre todo en recuerdos de nuestros familiares y amigos que ya no están con nosotros y por ello celebrebamos las “Festividad de Todos los Santos”  el día 1 de noviembre.

Cartagena  muchisimas leyendas d que son parte de  nuestra historia como “LA NAO FANTASMA” que según dicen los cartageneros en el Puerto de Cartagena el día 15 de Agosto, ese día tan especial de la Virgen de Agosto se ve en el puerto de Cartagena un resplandor parecido a una galera vagar por estas aguas haciendo el recorrido hacía el Portús y la Azohía donde desaparece. Otra de ellas El desembarco de Drácula en la ciudad de Cartagena” es verdad que nadie lo ha visto, pero…

El abrazo del Muerto, o La loca de la Puerta de la Villa, dan vida a estas jornadas de noches de difuntos.

 

 articulo

GASTRONOMÍA

Mes de castañas asadas, de boniatos al horno, las palomitas de maíz juguetonas saltando de la sartén los llamados “Tostones” típicos de Campo de Cartagena con sus panochas morunas,

¡las más sabrosas!. Para visitar a los amigos y familiares ¡cómo no! La bandejita de huesillos de santo y los buñuelos tan deliciosos que se hacen en la Huerta de Murcia y por toda la región. El verano se nos ha quedado atrás, no obstante, tenemos su recuerdo en botecitos envasados con el “arrope, melón y calabazate”.

 

Buñuelos

Buñuelos

Huesos de Santo

Huesos de Santo

Castañas asadas

Castañas asadas

CEMENTERIOS

La tradición consite en  este día tan importante limpiar las fosas,nichos y panteones y adornarlas  con flores. Otra tradición ha surgido en nuestra cultura y es realizar visitas guiadas a las tumbas de los hombres y mujeres más importantes que ha tenido la ciudad como es el caso de Cartagena, en el Cementerio de Nuestra Señora de los Remedios, visitar la tumba de Isaac Peral, formando parte de la historia regional, nacional y mundial.

Ruta cementerio  Tumba Isaac Peral

Ruta cementerio
Tumba Isaac Peral

En otros lugares Los Animeros canta y las cuadrillas visitan las casas.

 

Cuadrilla de la Aljorra.

Leyendas sinisestras de Cartagena

Leyendas siniestras de Cartagena

RITUALES MÁGICOS DE LA NOCHE DE SAN JUAN

23 Jun

RITUALES MÁGICOS DE LA NOCHE DE SAN JUAN

 Agua,fuego y tierra que las aportan las flores y plantas, son los elementos esenciales para esta noche mágica.trébol

En muchos lugares de España se conservan las costumbres ancestrales  de ritos mágicos para esta noche tan especial que es la noche de San Juan. A lo largo de las semanas previas se va recogido ramas secas, leños, muebles inservibles para formar una hoguera y antes de dar las doce se prende estas hogueras y la magia toma protagonismo dejando al mundo real desplazado. La gran fiesta del solsticio de verano comienza y “Las puertas de los hombres” se abren cerrando “Las puertas de los dioses” según las leyendas paganas.

 

En toda la costa y en el campo de la región de Murcia se encienden grandes y pequeñas hogueras para dar la bienvenida al verano todo ello acompañado de ritos deseos de que todo lo viejo e inservible quede atrás. En nuestras playas, Águilas, Mazarrón, La Azohía, El Portús, Cala Cortina, Calblanque, Cabo de Palos, La Manga se hacen fiestas improvisadas de todo tipo y ante todo comer, bailar y beber frente al fuego, algunos más intrépidos salta sobre este y otros se sumergen en el mar para purificarse.

 

Aquí tenéis algunos de los rituales más frecuentes de la noche de San Juan.

Para la salud

Calblanque al anochecer

Calblanque noche

Darse un baño en el mar en la noche de San Juan te asegurará la salud para todo el año. Saltar nueve olas dando la espalda al mar este ritual te mantendrá sano durante todo el año.

Deshacernos de lo que no sirve y de la negatividad.

En una hoja en blanco se escribe toda aquello que queremos desprendernos de ello y lo lanzamos al fuego con una oración para liberarnos de lo que no nos sirve.

Para atraer el dinero

Al atardecer recogemos hojas de tomillo y romero y lo introducimos en un sobre rojo con unas monedas visualizando  que ya lo tienes o que te has saldado las deudas.

La Azohía

La Azohía

Para encontrar trabajo

Conseguir una estampita de San Pancracio envolverlo en un paño blanco espolvoreado de romero y Reza al santo y a Dios dejarlo en la habitación donde durmamos y cuando vallamos a una entrevista de trabajo que nos acompañe con nosotros. Otra posibilidad es rezar a San Miguel Arcángel delante de una estampita suya.

Ritual para el amor

Coge una cajita introduce alguna pertenencia del ser amado y escribe un poema de amor manuscrita por ti  visualiza a tu ser amado o invoca a tu alma gemela si no lo conoces. Escribe una lista de las cualidades que deseas atraer, coloca la cajita debajo de la cama.

Leyendas de Cartagena ©(visita para los amantes de las leyendas)

3 Mar

La rica historia de Cartagena está llena de leyendas que transmitidas de una generación a otra forman parte de nuestro legado cultural convirtiéndose por ellas mismas en parte importante de nuestra tradición y costumbres.

Leyendas escritas por escritores tan importantes como Federico Casal, María Dolores Bas y Juan Soler Cantó os harán pasar un tiempo inolvidable que os desvelarán secretos hasta ahora ocultos y que os revelarán muchos enigmas desconocidos.

Calle del Osario

El Pozo de San Isidoro

Cuando Severiano tomó por esposa a Túrtura recibió el ascenso real y pudo instalarse con todo lujo en su palacio de Carthago Nova en el que nacieron y se criaron sus cinco hijos. El procedia de Italia y había recibido el ejemplo de Ataulfo que casó en la Galia con Gala Placidia, la hija del emperador romano en derrota.

Severiano cargado de riquezas y de su séquito, prefirió salir por Ostia con unas galeras y desembarcó en Carthago Nova en el año 544. Pronto el rey visigodo lo nombró Duque gobernador de la ciudad. Su hogar era un modelo de familia, pues sus cinco hijos eran un ejemplo para todos. Era Leandro presbítero cuando Isidoro

Calle de la Soledad

Cartagena vive

Su noche serena de estrellas cuajada.

La brisa marina satura el ambiente

De suaves perfumes de sal y algas.

Calle Concepción

La Loca de la Puerta de la Villa

Nos cuenta viejas historias, que por los años mil cuatrocientos y pico, era el lugar que nos ocupa, el mentidero de la ciudad, y casi el único sitio de recreo donde podían reunirse los pacíficos habitantes de Cartagena a censurar los acuerdos del cabildo municipal, a comentar las peripecias del último alarde, o a escudriñar el golfo, por donde no era la presencia de algún barco sospechoso.

En una modesta casa de la Puerta de la Villa, no muy lejos de las históricas ruinas del vetusto caserón donde según cuenta la tradición nacieron los Cuatro Santos, vivía una mujer llamada Mencía que todas tardes cuando en la iglesia Catedral tocaban las campanas tocando a ánimas…

Plaza San Ginés

       El abrazo del Muerto 

En la plaza de San Ginés de la Xara, en el vetusto caserón que esquina a la llamada calle del Duque, es casa-palacio, morada del muy ilustre Don Gonzalo de los Arcos   que fue cuatralbo de los navíos del Rey nuestro señor Fernando VI, ábrase sigilosamente un postigo del claveteado portón, dando salida a una encubierta dama, que, al pasar bajo la hornacina donde la pétrea imagen del aristócrata ermitaño yace, alumbrada por la agonizante candileja, se santigua sigilosamente…

Molinete

       Noches del Molinete

A lo largo de los siguientes treinta años la ciudad se extendió, la muralla se alargó desde la Puerta de San Ginés hacia el Caballero y el Adarve hasta rodear el monte en cuya cima se puso un molino de molturar trigo, bordeando la rambla de Santa Florentina que descargaba del Almarjal. También los mahometanos se habían bautizado; y en la calle de las Doncellas se habían abierto puertas y ventanas.

Esta colina que ya se llamaba del Molinete era un conglomerado cosmopolita de razas y religiones. Así había llegado D. Nicolás Falsacapa, capitán del Batallón Galeras y el piloto D.Francisco del Arbós, les gustaba perderse en las calles de las Doncellas y de la Aurora para ver a las jóvenes que les hiciera ilusión lo que ellos no sabían eran lo que le esperaba aquella noche…

A %d blogueros les gusta esto: