Archivo | Biografía RSS feed for this section

¡UN INGENIERO DE ALTOS VUELOS! Juan de la Cierva y Codorníu

4 Ago

¡UN INGENIERO DE ALTOS VUELOS!

Con solo 12 años construyó su primera maqueta

Juan de la Cierva Codorniú

Juan de la Cierva Codorníu inventor del autogiro

LA FAMILIA

Juan de la Cierva y Codorníu nació en Murcia el día 21 de septiembre de 1895, en el seno de una familia de clase media acomodada, su padre se llamaba Juan de la Cierva Peñafiel era abogado criminalista, un hombre muy conocido por sus actividades empresariales y políticas, fue de tendencias conservadora llegando a ser cinco veces ministro  en el reinado de Alfonso XIII, además de ser alcalde de la ciudad de Murcia y Gobernador de Madrid.

Su madre se llamaba María Codorníu Bosch, también procedía de una familia acomodada, nació en Cartagena siendo su padre el famoso Ingeniero de montes Ricardo Codorníu Stárico conocido como “el Apóstol del árbol”

Juan de la Cierva se casa con la santanderina María Luisa Gómez-Acebo, la pareja tuvo seis hijos.

 

SU INFANCIA Y SU SUEÑO CONVERTIDO EN REALIDAD

Juan de la Cierva desde muy niño estuvo fascinado por todo lo concerniente al cielo, su interés por la aeronáutica que empezaba en esos momentos a desarrollarse. El destino hizo que la familia se trasladará a Madrid en 1904 por motivos políticos que su padre había contraído.

Sentía gran admiración por la extraordinaria exhibición aérea del piloto francés Julien Mamet que en aquel momento realizaba en Madrid y Barcelona. Desde muy pequeño mostraba su gran interés junto con una voluntad y una gran capacidad de concentración y capacidad para ejecutar para construir cualquier objeto que pudiera volar.

 

LA PANDA AVIADORA

Sus amigos de la Infancia y adolescencia serían decisivos para la creación del autogiro. Sus amigos José Barcala, Tomás de Martín Barbadillo y Pablo Díaz junto con su hermano Ricardo donde pudo explorar, imaginar y al final hacer su sueño realidad.

Sus ideas las llevaba a cabo construyendo aeroplanos de madera, con telas cuerdas que a veces eran de piano, en una pequeña carpintería que estaba situada en la calle Veláquez, el primer aeroplano-biplano le añadieron un motor bautizándolo con el nombre de “Cangrejo Rojo” lo sorprendente de este trabajo fue que en 1912 voló en Madrid, los adolescentes anteriormente le dieron el nombre de BCD-1.

El adolescente se convirtió en Ingeniero de Canales Caminos y Puertos, realizando sus estudios en Madrid, por entonces no existía los estudios de Aeronáutica. Fue un gran investigador para poder llevar a cabo sus trabajos además de consultar otros trabajos que le ayudarían a su formación como F.W. Lanchester y N. Jonkowski.

LAS ALAS GIRATORIAS EN EL PÓDIUM DE LOS CONSAGRADOS

El fenómeno de la autorotación

Después de muchos avatares, de trabajos de ensayo y error hasta tres prototipos, construyó una nave con unas aspas giratoria que pudiera despegar y aterrizar utilizando poco espacio denominándolo a la aeronave Autogiróptero, aunque terminó llamado   Autogiro que sería el antecesor del helicóptero.

Entre los años 1925 a 1929 empezó a tener muchos reconocimientos internacionales, trofeos etc. Hizo demostraciones en Francia, Italia y Alemania, atravesó el Canal de la Mancha convirtiéndose en un gran hito en la historia de la aviación con su nave sus alas giratorias.

Fue reconocido en su país y fuera de él, recibiendo el premio de Ingeniero Honoris Causa Aeronáutico, premios como la fundación Duque de Alba de la Academia de Ciencias, también cabe destacar que su autogiro se construiría en serie de autogiros en Estados Unidos, aunque el siempre inscribió sus patentes en España, en este país fue muy admirado y respetado recibiendo en la Exposición Internacional de Chicago del año 1932 la Medalla de Oro Guggenheim entre otros premios.

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

Cuando estalló la Guerra civil española Juan de la Cierva se encontraba en Inglaterra contratando el famoso avión “Dragón Rapide” que utilizaría el general Franco utilizó para el alzamiento nacional.

 UN GRAN INVENTOR MURCIANO

Juan de la Cierva moría en el aeropuerto de Croydon, el 9 de diciembre de 1936 en un accidente de aviación comercial cuando viaja desde Londres a Amsterdam cuando el avión se incendió en el momento del despegue.

En 1954 le fue otorgado el título de Conde de la Cierva con carácter póstumo.

¡Juan de la Cierva más vivo que nunca!

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: